Aunque para muchos las ceras es cosa de niños, en manos de un profesional es como pintar al óleo.